Medios [Índice]

La construcción de una contraopinión

El filósofo hoy en día es un ser postergado. Ya no puede pretender a la posesión de un saber total que le permita decir a sus semejantes hacia donde va el mundo. La enciclopedia de hoy tiene un billón de tomos a la que se agregan millones cada año.
 
Vivimos en una biblioteca borgiana. Un filósofo que hace un diagnóstico global del momento en que se encuentra  la humanidad, y hacia donde se dirige, es acreedor de dos probables atributos: o sencillamente es tonto, anacrónico, un megalómano extemporáneo que no tiene sentido del ridículo,o, si es talentoso, nos ilumina un corredor lateral del quehacer vital que se combinará con otros tantos pasadizos en un entramado apenas imaginable.
 
Postergado porque se trata de un problema temporal, de una carrera contra el tiempo. Pensemos que filósofos inmortales como Spinoza y Rousseau tenían una biblioteca de no mucho más de cien volúmenes, y que en la blibliografía de sus libros sólo constaban algunos nombres. Comparémoslos con los filósofos de hoy y el número de páginas de notas al fin de cada volumen.
 
Podemos agregar a quienes no pueden escribir ni una hoja sin citar un par de decenas de apellidos autorizados.
 
Sin embargo, a pesar de tanto esmero, el auditor de letras de nuestros días, ya sea filósofo, historiador, sociólogo, especialista en arte, no llega a tocar fondo en el mar de la ciencia. Cuanto más sabe más ignora. Esto último puede ser romántico, heroico, en todo caso es cómodo. Al no saber todo, podemos hablar de todo, meternos en todos los rincones y hacer de las nuestras con los implementos que guardamos en la mochila.
 
Nuestro mundo y el conocimiento que le corresponde era definido por los griegos con la palabra de “ estocástico”. Las artes de gobernar, en la que incluían a la navegación, la medicina, la política, eran consideradas como artes conjeturales, con intervención del azar y la probabilidad, un sistema de aleación entre la verdad y lo contingente.
 
El ceño fruncido de la gente seria que pide cada día más rigor, no hace más que mostrar la constipación que les ocasiona la falta de ser, la falta de conocer, y, fundamentalmente la falta de reir. Ellos también tienen dos salidas: una es la pedantería, la que consiste en inventarse una jerga que haga sospechar al común que se guarda algo preciado. Son varias las escolásticas que abundan en nuestro medio que imponen el respeto que se le debe a un Chirolita mayor. Este tipo de muñeco abre las rígidas fauces en nombre del Gran Hermano Chassman y sus derivados: Jacques Lacan, Giorgio Agamben, Thomas Pynchon, y un muestrario móvil de apellidos que pueden encontrar entre la gente que circula en medios literarios y psicoanalíticos.
 
La otra salida es más consistente, se llama especialización. Implica modestia, trabajo anónimo, a veces labor conjunta, resultados mínimos, problemas más estrechos que acotados, una reverencia sin mácula hacia el documento, la astringencia personal,  expresiones medidas y sólo limitadas a lo que ofrece la investigación de campo y la oferta de la empiria, todo esto batido en un recipiente de una epistemología dura y una metodología de la investigación elaborada por cartujos en situación de clausura.
 
Una epistemología más flexible, llámese relativista, de refutabilidad ampliada, falsacionista, intra o extra paradigmática, popperiana, khuniana, feyerabeniana, foucaultiana, no sólo no remedia el problema sino que ahonda la llaga.
¿Qué hacer entonces ya que el tiempo se va y el mundo no es redondo ni sólido sino un plasma extraplano de infinitas pulgadas? ¿ Qué hacer cuando la idea de progreso no mueve nuestra voluntad de saber, ni da cuenta del camino emprendido por la máquina de soplos pensantes que ruge cada mañana?
 
Opinar. Acabo de pronunciar una palabra cuya historia en la cultura occidental no ha tenido aún el relieve que se merece.  Daré un par de datos. Platón decía que la opinión no tiene valor porque es cambiante y se  guía por las apariencias. El conocimiento sí es perdurable ya que da cuenta de lo real cuya característica es la permanencia. La opinión así como la realidad a la que se refiere tiene fecha de vencimiento y sirve para engañar y engañarnos a nosotros mismos. Es propia de sofistas.
 
En el nacimiento de la modernidad – tiempos de guerras religiosas – la opinión adquiere el nombre de superstición, por un lado, y de error debido a los sentidos, por el otro. La opinión es hija del poder manipulador de los aparatos religiosos, para Spinoza, y de los espejismos urdidos por todas las formas de la imaginación para Descartes. En síntesis, la opinión es hija de un dios malicioso y de un cuerpo tramposo.
 
En los tiempos de la Ilustración la opinión es revalorizada porque ha adquirido la cualidad de ser pública. Nos referimos a la opinión pública. Esta deja de ser un conocimiento falso debido a una desajustada  inserción en el mundo, al engaño de sacerdotes o a las falencias de un sujeto dual, y se convierte en una fuerza viva de la sociedad. Es el rumor que ausculta el poder para reforzar sus defensas y debilitar adversarios. La publicidad de la opinión nace, recorre y se multiplica en salones literarios, cabarets, logias, cafés, folletos, periódicos, alrededor de los teatros, en avenidas de rica sociabilidad, que conforma un torrente de palabras que ponen en cuestión el poder y que lo obliga a prestarle atención. Pero también la opinión es lo que se opone a lo natural. En hombres como Jean Jacques Rousseau, la opinión es el  mundo de la vanidad, del qué dirán, el de las poses sociales y de los fatuas glorias de la apariencia social. Lo natural se le opone como el mundo de la soledad, el del contacto con las cosas, de los quehaceres manuales, los paseos, de la amistad íntima, lejos de los rumores y de los prestigios de la ciudad.
 
Pero un hombre como Rousseau descree de las virtudes de las artes y de las ciencias porque han obturado el mundo de los sentidos, el de la habilidad manual, el del contacto directo con la emergencia de lo que vive, que nos ha cegado respecto de las bellezas naturales y de la simplicidad de la vida. 
 
En el siglo XIX la palabra “opinión” desaparece bajo el peso teórico del marxismo y de la naciente sociología. La sustituye el concepto de ideología definido como un sistema de representaciones que se apodera de la conciencia y la somete al engaño. Esta vez ni son el cuerpo ni los sacerdotes los responsables de la ilusión sino la formación social y los modos de producción históricos. La antigua opinión pública se traduce en sistemas de ideas determinadas por condiciones de existencia que en definitiva son situaciones de poder. La sociología de Durkheim introduce el término de “representaciones colectivas” para dar cuenta de las conductas individuales.
 
La revalorización de la “opinión” hoy se debe a la presencia de la técnica del marketing, es decir de la publicidad, del salón de ventas, de los medios masivos de comunicación y de todos los procedimientos derivados de la encuestología. La opinión se vincula a la presencia del consumidor, primo no muy cercano del ciudadano del siglo XVIII o del miembro de las clases sociales de la era industrial.
 
En el mercado social todo el mundo opina ya sea como oyente, televidente, lector, hay una democratización de la opinión que desdibuja la jerarquía entre el que sabe y el que supuestamente sólo opina. Escuchar la opinión de Doña Rosa y cotejarla con la de Doña Magdalena y la de Don Pepe al lado de la de Don Nelson, y todos los que se nos ocurra, nos muestra un mismo plano de elaboración que sólo se distingue por la cantidad de información – o chismes, perdón, una palabra más adecuada: trascendidos – conseguidos.
 
El periodismo ha hecho del mundo de la información una labor plebeya que ya poco exige de sus protagonistas a través de sus escuelas de periodismo que se apuran por enseñarles la cocina de la primicia. El periodista mayor de obras, mejor o peor pedagogo de acuerdo a su pericia y a su léxico, trasmite por lo general  una opinión edificante y mejor ordenada de lo que le solicita su triple cliente: el empresario del medio, los avisadores, y los consumidores de sus palabras.
 
Es un juego de espejos en el que todos adquieren la porción de un plato que se come todos los días sabiendo quien lo cocinó y quien lo come. Es el mundo del reconocimiento y del sentido común globalizado en el que se refuerzan las convicciones y los prejuicios. 
 
Es necesario que frente a la “construcción del acontecimiento” - como decía en un libro Eliseo Verón – se construya una contraopinión. El mundo de la información impone su cronograma de acontecimientos por el que nos prepara para el asombro, el odio, la indignación, el temor y el temblor, la euforia y el triunfo. Pero fundamentalmente para el olvido.
La megaindustria de la información es una máquina amnésica que borra tantos archivos como los que crea – y no me refiero sólo a los genocidios, que sí se recuerdan,  sino a sucesos de menor monumentalidad – que necesita tirar a la papelera tanta información como la que necesita hacer circular. Nietzsche llamaba a esta operación como el quehacer de una facultad activa de inhibición.
 
El periodismo es dueño de un secreto. Sin este mundo oscuro ignorado por el ciudadano común, un mundo habitado por fantasmas que se deslizan por los rumores, los pasillos, que se dirimen en ascensores, en recepciones, si no fuera por el fantástico mundo de los operadores de prensa, de los allegados, los amigos de asesores, de fuentes reservadas, si no existiera el sistema de extorsión que despierta sorpresivamente legajos dormidos en momentos inusuales, la vigencia de la industria de la sospecha, el melodrama de intrigas jamás develadas y por eso excitantes, las campañas de prestigio y de desprestigio, de los informes de investigación que presentan números y curvas definitivas y silencian otro tanto en un rincón desconocido de las computadoras, si no existiera todo este aparato de engaño, el mundo de la verdad informativa moriría de inanición.   
 
Por eso a lo que quiero referirme es a un nuevo rubro que sin dejar de pertenecer al mundo de la opinión no prolonga esta industria de la nueva opinión pública que depende del mundo del espectáculo, de las estrellas mediáticas, de la clack que lo acompaña, de las estrategias de mercado, del alcance de la onda y del éter, y de la fuerza publicitaria.
 
No es desde el  “conocimiento” ofendido por la falta de educación, ni por el escándalo que sienten los académicos ante el uso espúreo del saber, ni por dormirnos una vez más con el  cuento de las elites y la cultura popular según Raymond Williams y su hermana Esther, que es posible abrir una brecha ante lo que se yergue como una nueva forma de pensamiento único.
Para encontrar una salida – una línea de fuga como decía Gilles Deleuze -  ante los dilemas prefabricados por las empresas mediáticas en consonancia con los sponsors, los grupos de poder político y la corporación cultural, es necesario ejercer una contraopinión, palabra de oposición, digamos para ser más encantadores, de “resistencia”, que no se atiene a un rol negativo sino que produce por su misma operación grietas en el muro mediático y nuevos espacios de pensamiento.
 
La contraopinión no se recibe sino que se construye. Es una tarea intelectual que no sigue una metodología ni un procedimiento canónico, pero que sí exige una serie de tareas precisas en las que se combinan operaciones utópicas – ya que es dable esperar siempre más de lo que sucede – y análisis  que admitan la complejidad  de la realidad sin escapes celestiales.
Esta labor, antes de indicar algunas recomendaciones para su ejercicio, es de gran importancia en un mundo que ve distanciarse cada vez más la labor de los investigadores sociales, de los especialistas de la historia, de los profesionales de las humanidades, respecto de aquello que ocurre, interesa y se difunde en un mundo de alta aceleración.
 
Es cierto que de este modo se responde a la presión de medio ambiente, lo que parece inevitable hasta que se pueda renunciar y definirse a sí mismo como un nuevo Thoreau, un Crusoe, un Vito Dumas o a dedicarse a la relectura de los clásicos. Mientras tanto procedamos.
 
Me dirijo a un contropinador que por su misma definición no quiere tragarse lo que le embocan ni padecer aquello que le inyectan. Necesita expresarse, primero porque sí, para vivir, segundo para respirar, lo que es lo mismo. Por lo tanto usa a contracorriente la palabra en cualesquiera de sus formas, oral o escrita.
 
Se necesita para ser un contraopinador manejar más de un idioma, acceder a un sitio de varios periódicos del mundo ( wwww.onlinenewspapers.com). Seleccionar y consultar rutinariamente determinadas fuentes de información. Por ejemplo, para política internacional The New Review of Books, The Economist, Le Monde, El País de España. Leer todos los diarios nacionales, al menos los tres de la Capital Federal los domingos. Recomiendo Ámbito Financiero los lunes. Escuchar radio, moviendo el dial y por supuesto quedarse en una estación que no hiera los oídos. La televisión manejarla con flexibilidad, lo mismo que la web.
 
Respecto de la lectura, la filosofía es el heavy metal del pensamiento, la energía ideativa y la riqueza argumentativa que ofrece es irremplazable. No hay recomendaciones que hacer, todo esto por supuesto es un aporte personal, pero por experiencias recientes, un combo de Kant y Nietzsche, La Crítica de la Razón PrácticaLa genealogía de la moral, aunque sea un rato a la mañana, es un alimento sustancioso y vigorizante.
 
Nunca deja de ser una sana labor educativa – palabra básica que se me hace más presente día a día  - revisar noticias viejas, las vencidas, las agotadas y exsangües por el vampirismo mediático, para reconstruir la idiosincracia de una comunidad, la falsa solemnidad con la que vive los acontecimientos, la emoción edulcorada y frágil, la frivolidad de la denuncia y del escándalo. Es una interesante labor, acompañar la vida de una noticia, desde el momento en que nace, luego crece, decrece hasta que desaparece. A veces vuelve pequeñita y se disuelve nuevamente. Vale la pena concentrarse en crímenes, desfalcos, en las grandes transgresiones que en la justicia prescriben, y que los medios informativos descartan por su falta de novedad. Esto se llama: el contraopinador en lucha contra la novedad.
 
No existen  temas importantes para un contraopinador sino temas interesantes, y el interés dependerá de su mirada. Hablar de todo y con autoridad es el primer principio de esta nueva afición que descarta las voces de los sectores privilegiados que se sienten en peligro. Son los cotos académicos, autores premiados, divas de las letras, figuras del resentimiento y de la envidia que gritarán con desprecio “opinólogos” cada vez que tienen chucho de que alguien les descubra a su apuntador y a su resguardado circuito de favores recíprocos. 
 
Creo que es una actitud menos complaciente para un contraopinador mantener una visión crítica de la sociedad y no referirse tanto al  poder. El poder es una entelequia que ha servido para no pensar responsabilidades colectivas y para protegerse en poses de salvaguarda personal, unanimidad artificial  y contacto permanente con el Bien.
 
Por otro lado estoy de acuerdo en mantener una postura personal y no objetiva en la trasmisión del pensamiento propio, pero no exageraría con el rubro de experiencias y anécdotas personales, ya que en el ejercicio de pensar – creo que finalmente de eso se trata – las ideas deben vivir por sí mismas  sin una ayuda tan explícita de su autor. Es necesario que el nivel de comprensión del que contraopina escribiendo o hablando, tenga un solo lenguaje, el que discurre con claridad, precisión, y sin mediaciones entre su mente y su mano o boca, pero no debe temer exigir del lector u oyente un esfuerzo intelectual. Nunca bajar sino hacer subir si las circunstancias lo requieren.
 
Nada esto se logra sin una actitud de libertad, voluntad de verdad, curiosidad, desparpajo, irreverencia, autenticidad, noble comicidad, y sostenido trabajo.
 
( 2006) 
 


Medios [Índice]