PENSAMIENTO RÁPIDO
2001

Comentario

Pensamiento rápido es un registro idóneo y vertiginoso, voraz y continuo de diversas -y muchas veces contradictorias- versiones de la realidad. Como en todos sus libros anteriores, Tomás Abraham pone en aprieto supuestos y convenciones de la filosofía y de otras disciplinas afines y no tanto.

En este, sin embargo, más que nunca, desafía cualquier limitación o tiranía de los generos y arma un sistema de ataque a los temas que la permanencia parece expulsar y la actualidad disimular.

Mezcla brusca y agilísima de un periodismo y ensayismo de sus modalidades más dignas, aguda percepción de los hechos a la velocidad de zaping, asimilación tan apta para la certeza profética como para la admisión del error, Tomás Abraham se muestra en pensamiento rápido en dos vertientes: el cazador de costumbres y el ensayista negro. En la primera, la sociedad argentina se compone y descompone en escenarios en los que se despliegan sus habilidades políticos, economistas, psiquiatras de la más rara especie y distinguidos miembros de la pastoral nacional. El decorado mediático es un ámbito privilegiado.

En el ensayo negro, Tomás Abraham narra las ideas y las inscribe en una historia o en una vida. La visión de Gombrowicz sobre el aburrimiento como estrategia para des-enamorarse; el peso de la literatura de Albert Camus en un joven que tiene riesgos de tabaquismo luego de leer El extranjero; los cruces entre Deleuze y Foucault; la epopeya religiosa del navegante Vito Dumas o los recorridos de Regis Debray, le sirven para rechazar lo evasivo o lo obvio de la crítica culturalmente correcta.

A la perpestiva imprevisible, directa -y a veces violentaque el autor de Pensamiento rápido adopta en estos artículos escritos en su mayoría cuando el acontecimiento aún estaba caliente, hay que agregar otros antídotos de la solemnidad y la circunspección: el humor y la ironía.

Gracias a estos, Tomás Abraham crea un contexto de vivacidad y potencia, que acepta lo banal y efímero como ingredientes, en un medio de falsa profundidad y trascendencia habitado a menudo por la nostalgia y la queja.


Ver otro libro